Planchado. Consejos para la plancha

Planchado

En el cuidado de la ropa vamos a tratar algo temible para muchas personas o apasionante para otras: el planchado.

Lo primero, el planchado tiene mucho que ver con la forma de lavar y secar la ropa.

Si nos hemos pasado de revoluciones en el centrifugado. Hemos puesto temperatura muy alta en el lavado. La ropa está seca excesivamente, nos costará mucho más quitar las arrugas.

Antes de comenzar a lavar, secar o planchar debemos mirar las etiquetas de la prenda. Si no conocemos el significado, en esta web, podéis descargaros un pdf. Encontrarás todos los símbolos y el sentido de cada uno.

¿Qué objetos son necesarios para planchar?. El primero y principal la plancha. Cómo sabéis hay muchos tipos de planchas. Aconsejo una buena plancha de vapor. Si puede ser una plancha de vapor intenso mejor, aunque no es necesario. Estas planchas  llevan un depósito de agua de entre 1 y 4 litros de agua.

La intensidad de la plancha se mide por los KW que posee. Es bueno que pasen los 2000 KW, para alcanzar la temperatura que necesitan las fibras naturales como el algodón.

Una superficie plana, bien la tabla de plancha o una mesa.

Un manguero, que es una tabla pequeña que se usa para planchar las mangas.

Un elemento optativo: la suela de teflón. Se utiliza para que no salgan brillos a las prendas.

Para planchar bien, es bueno que la prenda tenga un punto de humedad. Si está muy seca, se puede pulverizar con agua para que obtenga ese punto.

Otra cosa importante es la temperatura de la plancha. Todas las planchas tienen un termostato que regula la temperatura. Debemos fijarnos en los puntos que lleva la prenda en la etiqueta para el planchado y ponérselos a la plancha.

Las sábanas son fáciles de planchar, no tienen recovecos. Incluso si son sintéticas o de composición mixta, 50 % algodón y 50 % sintética, y han estado bien tendidas. Secadas en la secadora con el programa adecuado, no hará falta plancharlas.

Lo mismo ocurre con las mantelerías y servilletas. Pueden existir mantelerías de hilo,  hay que plancharlas prácticamente mojadas. Pero ya casi nadie las usa.

Las toallas si se han secado en la secadora no es necesario plancharlas. Si se han secado al aire y sin suavizante tendremos que plancharlas. Porque  el famoso “rasca mamá” será una realidad.

Las prendas oscuras si no se tiene suela de teflón es mejor plancharlas del revés. Evitaremos que salgan brillos.

Cómo he dicho al principio si una prenda ha estado bien tendida será mucho más fácil de planchar. Las camisas y blusas de poliéster, secadas sobre una percha y bien colgadas, no será necesario plancharlas. Bastará con darles un poco de vapor.

Si no hemos podido secarlas sobre una percha. Tender la ropa por el dobladillo de la parte baja, las marcas de las pinzas son fáciles de quitar.

El orden de plancha de la camisa. Primero el cuello, que se plancha desde el centro hacia fuera, por una parte y por otra. En segundo lugar los hombros. Nos podemos ayudar con el borde de la tabla o con el manguero. Después los puños y mangas. Las camisas de hombre suelen llevar raya, pero las de mujer no. Por lo tanto, nos tendremos que ayudar del manguero. Tercero, plancharemos las tirillas de los botones por el revés, y al final las partes lisas.

Los jerséis y camisetas se extienden bien.  Ayudándonos con las manos quitaremos las arrugas y pasamos la plancha sobre la superficie lisa. Al planchar la parte de atrás, no poner la plancha sobre la terminación en pico, o redonda. Se quedará marcada. En esa parte sólo dar un poco de vapor sin apoyar la plancha. Lo mismo ocurre con los polos, la parte de atrás que cae sobre la botonadura dar sólo vapor.

Si una prenda lleva fijadas lentejuelas piedrecitas o cualquier adorno, debemos planchar del revés.

Llegamos a los pantalones, los oscuros plancharlos del revés. Primero ayudándonos con la tabla plancharemos la parte de la cintura y bolsillos y después las camales. Al colocar las camales nos ayudaremos de las manos para evitar las arrugas,  se marcan de una parte a otra.

Si los pantalones llevan raya, y son oscuros nos ayudaremos con la funda de teflón o un trapo, evitaremos los brillos. Se colocan extendidos en la tabla o mesa. Para evitar que salgan varias marcas de raya, deben estar bien extendidos. Colocadas ambas camales una encima de la otra. Damos a la plancha el máximo vapor. Marcamos la raya sobre un lado, les damos la vuelta, los colocamos y marcamos la raya sobre el otro lado.

Espero que os hayan servido estos consejos.