Lavado a máquina y programas

Seguimos con el cuidado de la ropa, vamos a tratar el lavado a máquina: la lavadora.

La lavadora tiene cuatro elementos: Los programas, las cubetas, el tambor y los filtros. No añado la electricidad y la toma de agua y desagüe porque son evidentes.

El tambor es giratorio en dos direcciones, las cambia de modo alterno. En el tambor apreciamos tres o más salientes. Sirven para arrastrar la ropa y dejarla caer desde unos 30 ó 50 cm. Esto facilita que el agua jabonosa penetre en los tejidos y evita que se enrede. El nivel del agua ayuda a que la ropa caiga desde una altura mayor o menor.

Las ilustraciones que nos dan las etiquetas de la ropa no garantizan una colada perfecta. Además debemos conocer bien los programas de lavado. Así aplicaremos el adecuado a cada prenda. Leeremos las instrucciones de la máquina para conocer su funcionamiento óptimo.

Nos informaremos bien de los distintos programas de las lavadoras. ¿Son necesarios en la vida diaria todos los programas que lleva la máquina de lavar?. No es la primera vez que he visto la ropa estropeada por no aplicar bien el programa adecuado de lavado.

En realidad, básicamente, todos los programas constan de tres fases: Lavado, enjuague y centrifugado. En cada programa varia el tiempo, la temperatura del agua y las revoluciones del tambor.

Todas las lavadoras tienen unos programas estándar y algunas llevan programas especiales. 

PROGRAMAS ESTÁNDAR

Prelavado: cuando la ropa está muy sucia. Este programa sustituye al remojo de la ropa cuando lo hacemos a mano. Se debe utilizar sólo la cuarta parte del detergente. En muchas lavadoras este programa es combinable con otros.

Programa para ropa de color: quizá la más corriente en la vida diaria. Para evitar que destiña la temperatura no debe nunca sobrepasar los 60 grados C

Programa a 90ºC: está pensado para la ropa resistente al calor, cómo la ropa de algodón. Al usar esta temperatura se eliminan las bacterias y gérmenes. Además de blanquear la ropa. Se utiliza para la ropa de bebé, toallas, ropa de cama y de trabajo.

Programa para tejidos sintéticos: poliéster, nailon o con mezcla. Adecuado para camisas, blusas, etc. Con este programa debemos evitar las arrugas de la ropa. Para conseguirlo, el tambor debe estar a la mitad de su capacidad. Las revoluciones del centrifugado serán bajas.

Programa para ropa delicada: funciona a baja temperatura, máximo 40º C. Utiliza mucha agua y baja velocidad. Tampoco debe cargarse el tambor por encima de la mitad.  Es recomendable para sedas, satén, encajes…

Programa para lana y/o lavado a mano: Hay lavadoras que tienen los dos programas o uno sólo de ellos. Si en la etiqueta de la prenda figura que es de lana, usaremos uno de los dos. Es importante que el tambor no tenga demasiada carga. Que la temperatura no pase de 30º C y que la velocidad sea muy baja. Normalmente no tendrá centrifugado.

 PROGRAMAS ESPECIALES

Centrifugado: Hay lavadoras que permiten centrifugar independientemente del proceso de lavado. No se debe utilizar con prendas que se arruguen con facilidad.

Centrifugado suave: Con menos revoluciones que el anterior.

Vaciado del tambor: Es muy útil y sirve cuando queremos lavar y hay prendas que no queremos centrifugar. Permite parar el proceso y sacar las prendas antes de centrifugar.

Programa corto: Es rápido y se puede utilizar cuando la ropa no está muy sucia.

Eco: Es un programa de ahorro energético. La máquina que lo tiene permite utilizarlo con el resto de programas.

Es recomendable conocer bien los tipos de detergente para un óptimo lavado.

Básicamente, tenemos hasta seis tipos de detergentes: en polvo, líquido, gel y perlas de lavado, cápsulas y pastillas. Tres de ellos, iguales pero con distinto formato: el detergente en polvo, las cápsula y las pastillas.

Los detergentes líquidos no suelen dejar residuos en la ropa, pero son mucho más contaminantes. Se debe a los tensoactivos que los componen.

El detergente en polvo no lleva conservante. Es bueno para para las alergias. Lleva un agente blanqueador y si nos pasamos en la dosificación quedan residuos en la ropa.

Prestaremos atención a la función de cada detergente. Unos son de más potencia, otros son suaves para ropa delicada. Están los específicos para ropa de color y otros especiales.

Otro aspecto a tener en cuenta es el uso del suavizante. Evita que la ropa quede rígida cuando se ha secado, pero tiene otros inconvenientes. Por ejemplo, las toallas pierden absorción, y el plumón y los forros polares pueden perder sus propiedades.