7 El cerebro perspicaz

La perspicacia es la capacidad de mirar al interior de uno mismo y entenderse. Después se puede utilizar lo aprendido para tener control sobre las emociones. Resolver ante las circunstancias. Sin perspicacia no podemos entendernos a nosotros mismos.

Por esta razón, tendremos que ayudar a los niños a desarrollar esta capacidad. Si son capaces de descubrir los motivos de sus enfados. Ponerles nombre y reaccionar para controlarlos. Tendrán una vida creativa, feliz y llena de sentido.

Las emociones en sí no son un problema. Los sentimientos, que llegan después sí,  pueden llevar a actos y/o decisiones que hagan daño. Razón por la que debemos ayudar a nuestros hijos a conocerse, entenderse y reaccionar de modo positivo.

Como siempre, si tenéis cualquier duda o pregunta, podéis mandarla a través del  soporte  de suscriptor. ¡Nos vemos en la siguiente lección!

Todos los capítulos de este curso:

1.- Introducción: padres imperfectos
2.- Cerebro y maduración
3.-  Cerebro pleno: integración
4.- Fases de la integración
5.- Cerebro equilibrado
6.- Cerebro resiliente
7.- Cerebro perspicaz
8.- Cerebro empático
9.- Pirámide de Maslow y el éxito
10.- Esquema resumen