Cuidado de la ropa: fibras y tejidos

Fibras y tejidos

Lo primero es conocer las fibras de composición de los tejidos. Porque según la composición, necesitará unos cuidados distintos.

Clases de Fibras

Las fibras pueden ser naturales, artificiales o sintéticas. Las  naturales son lana, algodón, lino, seda y cuero. Las artificiales son  viscosa, acetato y rayón. Y las sintéticas: lycra, elastano, poliéster y nailon.

Cada una de ellas requiere cuidados distintos. Es muy importante al  adquirir una prenda, mirar en las etiquetas los símbolos de lavado. En esta web puedes descargarte un pdf explicativo de los símbolos.

He visto muchas prendas de ropa estropeadas. No se han tratado adecuadamente en la limpieza, secado y planchado.

Es importante utilizar la lavadora del modo apropiado. Si no lo hacemos la podemos convertir en el gran enemigo de nuestra ropa. No es necesario lavar una prenda cada vez que se use. Tampoco meterla directamente en el armario una vez que la usamos. Lo ideal es airearla y después guardarla, para darle más de un uso antes de lavar. 

Nunca combinar prendas delicadas con otro tipo de ropa. Así cómo, no mezclar colores, podemos correr el peligro que destiñan. Otro aspecto importante es usar la temperatura adecuada. Por esta razón, vuelvo a repetir, mirar siempre las etiquetas de lavado. Si dudamos, antes de meter en la lavadora, lavar a mano.

Podemos poner la prenda dentro de una bolsa, evitaremos los roces con botones y cremalleras, de otras prendas. Cuando no tenemos bolsa, para este efecto, puede servir una funda de almohada.

Errores al guardar la ropa

Otro error en el cuidado de la ropa es el modo de guardarla. No todas las prendas pueden estar colgadas en perchas. El punto se da de sí y se quedan marcas en los hombros cuando al ser colgado en perchas. Las camisetas y toda la ropa de punto se debe guardar doblada.

Existen perchas acolchadas y antideslizantes para la ropa más delicada.

La secadora se debe usar lo menos posible para la ropa de uso. El calor excesivo la puede estropear. Si la prenda está bien tendida el planchado luego es mucho más fácil. Es bueno buscar los pliegues de la ropa al colocar las pinzas. Axilas en camisetas, tender por los dobladillos. Es más sencillo quitar las marcas de las pinzas. Las camisas se pueden tender colgadas en sus perchas.

El sol no debe dar directamente sobre la prenda. Puede dañar el color, sobre todo en la ropa oscura.

La seda es conveniente limpiarla con vapor. Si no disponemos de máquina de vapor, truco: colgar la prenda, y meterla en el baño al ducharnos. El vapor que convierte el espejo en una pizarra es suficiente para la limpieza de la seda. Siempre que no tenga manchas.

¿Qué hacer con el cuero? Nunca doblarlo, se puede deformar, se debe limpiar en seco. Nunca en lavadora. Para guardarlo es conveniente hidratarlo con crema.

La lana, siempre se lava en agua fría. No dejar a remojo, se puede apelmazar. Para secar la prenda de lana, extenderla en una toalla evita deformaciones.

Productos de lavado

Los productos usados para el lavado son claves para la conservación de la ropa. Debemos conocer el impacto que tienen en el medioambiente, usar jabones neutros, y/o productos biodegradables.

Los blanqueantes pueden estropear la ropa de color. Hemos de tener en cuenta que hacen la ropa más blanca. Aunque no tiene nada que ver con eliminar la suciedad.

Si se lava a mano es bueno disolver el detergente en el agua antes de introducir la prenda.

Cuando la ropa es blanca o de color sólido se puede usar agua caliente. Si es de color, conviene utilizar agua fría para que no se corran los colores.

Frotar las partes más sucias, como cuello y puños. Aclarar con abundante agua.

Si queremos usar suavizante, al final sumergir la prenda en el agua con un chorrito del mismo. Tender o meter en la secadora.